Bienestar financiero

7 consejos para modelar una gestión sana del dinero

(3 Minute Read) - Como adultos, la forma en que manejamos las finanzas envía un poderoso mensaje a los niños. Por eso es importante modelar los comportamientos saludables de gestión del dinero que queremos que adopten los niños en nuestras vidas. 

A continuación se presentan siete ideas para ayudar a formar las actitudes y comportamientos de los niños en torno a las finanzas. Estas lecciones cotidianas ofrecen oportunidades para modelar intencionadamente una buena gestión del dinero.

1. Compartir la historia del dinero en la vida cotidiana

Incluso para los niños más pequeños, de unos 4 años, las actividades cotidianas, como las compras o las salidas en familia, ofrecen la oportunidad de hablar sobre el uso del dinero. Enséñales a utilizar diferentes formas de dinero: monedas, billetes de dólar y tarjetas de crédito o débito. Dígales que piensen en las cosas que cuestan dinero: juguetes, comestibles, viajes al restaurante de comida rápida o la entrada al zoo o a un parque acuático. Asegúrate de señalar que las cosas que tienen valor pueden seguir siendo gratuitas. Por ejemplo, ayudar a un vecino, visitar un parque infantil o pasar tiempo jugando con un amigo es divertido y no requiere dinero. 

2. Señala las formas de ganar dinero de los adultos

Hable de cómo usted u otros miembros de la familia o amigos ganan dinero. Haz que los niños más pequeños consideren que los profesionales que conocen cada día reciben un sueldo, como los profesores, los conductores de autobús, los carteros y otros. Haz una lluvia de ideas con los preadolescentes o los niños mayores sobre cómo pueden ganar su propio dinero para gastos paseando al perro, trabajando en el jardín, cuidando a los niños o haciendo otras tareas.   

3. Construir un presupuesto básico

A partir de los 8 años es un buen momento para trabajar con los niños en la elaboración de un presupuesto sencillo, que les permita planificar sus gastos para un momento determinado o un evento especial. Empiece con un plan de gastos por escrito para la semana siguiente. Una conversación sobre el presupuesto puede incluir medidas para que los niños mayores se ganen una asignación. En el caso de los adolescentes, trabaja con ellos para crear una cuenta que tenga una cantidad mensual fija, de la que puedan sacar dinero para gasolina y gastos imprevistos; y cuando se acabe, se acaba. 

4. Planificar las compras

Para los niños de todas las edades, hacer una lista antes de ir a la tienda ayuda a reducir las decisiones impulsivas. Haga que su hijo le ayude a hacer una lista de todo lo que necesita antes de salir de casa. Luego, cuando pregunte si puede tomar algo más, recuérdele que no está en la lista. En el caso de los niños mayores, introduzca la idea de esperar para comprar algo que quieren.Retrasar la gratificación es un concepto difícil incluso para la mayoría de los adultos. En el caso de los artículos de la "lista de deseos", habla de cuánto cuestan y ayúdales a planificar el dinero necesario para comprarlos. 

5. Sea un comprador inteligente

Cuando haga la compra en el supermercado o cuando haga grandes compras, haga que su hijo le ayude a localizar los cupones o las rebajas. Lleve a los niños cuando compare precios para que puedan entender las diferencias de precios. Reserve tiempo suficiente para que los niños puedan ayudarle a buscar los mejores precios cuando compre ropa o prepare una fiesta. Para los niños más mayores, lea las reseñas y compare los artículos cuando compre por Internet.  

6. Modelar el buen uso del crédito

Introduce a los niños en la idea de comprar cosas con crédito. Por ejemplo, deja que los niños vean cómo pasas la tarjeta en la gasolinera. Recuérdales que estás pidiendo dinero prestado para llenar el depósito y que tendrás que devolver la compra (posiblemente con intereses). Cuando llegue la factura de la tarjeta de crédito por esa compra, revísala con los niños. Destaca la importancia de cumplir tus acuerdos con el prestamista pagando a tiempo y manteniendo los saldos bajos. En el caso de los niños mayores, introduzca el tema de la puntuación y el informe de crédito. Saque su propio historial como ejemplo. Los adolescentes, sobre todo, deben ser conscientes de que un informe crediticio positivo les ayudará en el futuro.    

7. Insistir en el hábito del ahorro

Desde una edad temprana, enseñe la importancia de ahorrar dinero, ya sea de los ingresos ganados o reservando una pequeña parte del regalo de cumpleaños o de las vacaciones del niño, para utilizarlo en caso de emergencia o para una compra especial en el futuro. Visita un banco local, una cooperativa de crédito u otra institución financiera para que los cuidadores abran una cuenta de ahorro específica para niños a su nombre. Investiga otros programas o cuentas específicos para niños que pueda ofrecer la institución financiera.  

Establecer una base para la salud financiera

Nuestros socios de GreenPath Financial Wellness hacen hincapié en que estos consejos, y otras lecciones cotidianas sobre el dinero que podría probar, sientan las bases para una vida de salud financiera.  

Póngase en contacto con un asesor de GreenPath para obtener más información sobre el bienestar financiero.  

Este artículo es compartido por nuestros socios de GreenPath Financial Wellness, una organización nacional sin ánimo de lucro de confianza. 

¿Te vas tan pronto?

Al hacer clic en este enlace saldrá de la Cooperativa de Crédito Comunitaria Unitus para visitar a uno de nuestros socios de confianza. Si esto se hizo por error, por favor haga clic en cancelar. De lo contrario, ¡vuelva a visitarnos cuando quiera!

 

Acepta